La Línea Portante  es imprescindible para una buena obra
  • Buenas Prácticas

La Línea Portante es imprescindible para una buena obra

Sus bondades estructurales permiten una eficiente ejecución de muros portantes en cualquier tipo de construcción.

El ladrillo portante es recomendado para la realización de proyectos sin la necesidad de realizar estructura independiente al cerramiento. Además, garantiza velocidad de ejecución y, bien utilizado, mayor aislación térmica frente a los ladrillos tradicionales.

El ladrillo hueco portante dispone de un diseño de agujeros de forma vertical, cumpliendo así con el 40% de masa exigido en esa dirección. Esto logra una compresión mayor que la de un ladrillo hueco convencional.

Además, brinda el beneficio de prescindir de una estructura de soporte independiente al cerramiento. Al ser portantes, los muros realizados con este mampuesto permiten soportar entrepisos y cubiertas hasta tres niveles de altura o 10 metros. Además, al reducir la necesidad de ejecutar estructura de soporte independiente, genera una reducción en materiales, tiempo y energía, que se traduce en un ahorro de costo de obra.

Los bloques cerámicos huecos cumplen con la norma IRAM 12566-2 “Ladrillos y bloques cerámicos perforados y huecos para la construcción de tabiques y muros” y tienen una resistencia característica a la compresión de la sección neta no menor de f'u= 13,0MPa.

Ficha técnica:

Usos

  • Muros portantes de alta resistencia apto para viviendas de varias plantas
  • Paredes portantes.
  • Bloque columna para la ejecución de refuerzos en esquinas, encuentros y paredes extensas.
  • Bloque dintel para reemplazar el encofrado de dinteles y vigas.

 

Ventajas

  • Capaces de soportar cargas sin necesidad de ejecutar estructura independiente.
  • Fácil colocación.
  • Evitan la realización de encofrados para estructura de hormigón armado.
  • Menor tiempo de obra.
  • Ahorro en materiales.
  • En algunos casos poseen baja transmitancia térmica.

 

Método de utilización

La utilización de este producto está vinculada a las exigencias constructivas a las que será sometido. Para zonas sísmicas, se aconseja consultar el Capítulo 9 del Reglamento CIRSOC 103 Parte III y el Reglamento Técnico Argentino.

Algunos consejos generales son:

  • Los ladrillos a utilizar deberán estar limpios, íntegros y sin rajaduras, asentarse en estado de saturación.
  • En la realización del mampuesto se debe tener en cuenta la verticalidad, instancia fundamental para que la estructura trabaje correctamente. La elección del mortero adecuado es importante para garantizar la resistencia del muro.
  • Las juntas horizontales dispuestas entre los mampuestos deberán quedar completamente llenas de mortero. En zonas no sísmicas conviene interrumpir el mortero en el centro longitudinal para general la ruptura del puente térmico. El espesor de las juntas deberá ser el mínimo necesario para obtener uniformidad en la capa de mortero y una correcta disposición de los mampuestos. Las juntas tendrán un espesor máximo de 2 cm. Los mampuestos se dispondrán formando juntas horizontales continuas y juntas verticales discontinuas, de modo que la longitud de la traba sea un menor que 1/4 de la longitud del mampuesto utilizado. La junta vertical puede contener mezcla pero esto genera un puente térmico que lleva a que los valores del coeficiente de transmitancia térmica (K) del muro aumenten. En zonas sísmicas esta junta es obligatoria.
  • Para lograr una trabazón adecuada entre los muros de mampostería y las columnas de hormigón armado, se ejecutará primero la mampostería en forma dentada, luego se colocará el hormigón de dichas columnas.
  • Para apoyar las cubiertas/losas o realizar una capa aisladora, se recomienda la utilización de un fieltro asfáltico.
  • En las esquinas de la mampostería y en los encuentros de paredes cuyo largo sea mayor que 4m, puede utilizarse el ladrillo columna, donde se colocarán tres barras de acero del 08 y se llenará con hormigón común. De este modo, se evita el puente térmico y se desarrolla una transmitancia uniforme a lo largo de toda la pared.
  • El complemento del ladrillo dintel es adecuado para la realización de encadenados o para la realización de vanos para puertas y ventanas.

 

Mantenimiento

El ladrillo hueco no requiere mantenimiento. Solamente se debe chequear que, al momento de la ejecución del muro, no se encuentren fisuras en los mismos.

 

Datos técnicos

Datos Técnicos

Fuente: Grupo UNICER